La villa ocupa una situación estratégica en lo referente a los caminos trazados en la zona, que responden a situaciones históricas y a intereses económicos y militares anteriores. Así, junto a ella, y de norte a sur, discurre una antigua via carretil, cuyo origen es según algunos autores, romano.

Castillo de Lanos en Ocio

Castillo de Lanos en Ocio

– Por el Norte, dicha vía llega a Ocio, con su castillo de Lanos sobre el Inglares, y a Portilla, con otras dos fortalezas. Vendría a unirse con la vía romana del itinerario de Antonino en Berantevilla. Por Berganzo otro camino uniría los valles de Inglares y el Egea atravesando Peñacerrada, Pipaón, Lagrán, Bernedo y Genevilla, llegando a Santa Cruz de Campezo.

 

– Por el Sur esta vía une nuestra villa con Briñas y con Labastida. Es el camino denominado “de la Lobera”, y también “Camino Real Viejo”, en los documentos del siglo pasado, en contraposición al Camino Real de las Conchas. Se trata del camino que de Salinillas pasa por donde se ubicaba la ermita de San Martín, por donde actualmente se encuentra el cementerio.

Así surge Salinillas, que se levanta sobre una pequeña colina, de bastante pendiente por el Oeste y más plana hacia el Este.

Características:

– Aparte de la función defensiva con la que se funda, su emplazamiento condicionará en gran parte la forma que adopte. Se trata de un núcleo de nueva fundación con planta concentrada, cuyo perímetro tiende a la forma oval. Ello puede deberse a que se trata de un diseño de orden defensivo que intenta eludir los ángulos muertos.

– Esta muralla encierra en su interior una superficie de 2,55 ha en la que se aprecia el trazado de las vías principales y la lotización (subdivisión de un terreno en parcelas). Salta a la vista que el urbanismo de la villa presenta una malla irregular o tendente a ella, lo cual, sin embargo, no quiere decir que no presente algún tipo de ordenación. También hay que tener en cuenta la evolución del urbanismo a lo largo del tiempo, y así, por ejemplo, contamos en nuestra villa con un elemento que sin ser original, ha condicionado su forma urbana. Nos referimos concretamente a la torre y palacio que ocupan un espacio considerable tanto en tamaño como en valor simbólico dentro del espacio amurallado.