Vamos a citar algunas de las bodegas que se pueden visitar en los alrededores, realizando una ruta del vino.

Haro

Los suelos arcillocalcáreos, los mejores para viña y bodega, y las condiciones climáticas óptimas de esta zona han convertido el paisaje riojalteño en inmejorable tierra de viñas.

El vino y la viña son el eje económico e industrial de la comarca que conserva algunas de las más antiguas y conocidas bodegas riojanas. Pero aquí el vino es más que un producto, es la expresión vital y cultural de todo un pueblo.

Haro, como capital del vino, ha fomentado las artesanías relacionadas con los caldos que produce: barricas de roble, botas de piel, etc.

 

Elciego

Si tiene interés en conocer alguna de las bodegas visitables de Elciego le recomendamos reservar con antelación la visita a la misma

 

Labastida

Se puede, previo contacto con las bodegas, visitar y recorrer las bodegas de Labastida. Desde las cuevas y calados de antaño hasta las grandes bodegas. Desde la bodega Agrícola Labastida a la de Unión de Cosecheros de Labastida.

Previo contacto telefónico con la bodega deseada, podrás ver y degustar los buenos vinos de nuestro pueblo. Tintos, claros y rosados de año, crianzas, reservas y grandes reservas. Además de probar los caldos , tendrás la opción de comprar los que más te hayan gustado.

Laguardia

Hablamos de un pueblo con mucha historia; esta se encuentra escrita en sus piedras, esperando que el visitante la lea en ellas.

 

Lanciego

Ofrece con sus calados, trujales, bodegas, viñedos, restaurantes, hoteles, plazas y paisajes una de las más atractivas y tentadoras ofertas al viajero. Como Alcalde os invito a conocernos…

 

Villabuena de Álava

La antigua aldea de Villaescuerna, nombre originario con el que se dotó a Villabuena de Álava, fue una más de las que Laguardia obtuvo como parte de su territorio cuando el rey de Navarra Sancho VI el Sabio la fundó en 1164, para la guarda y defensa de Navarra, acosada por moros y castellanos. Su construcción comenzó con un castillo al norte del cerro que domina toda la comarca de Rioja Alavesa, como la conocemos actualmente.

 

Lapuebla de Labarca

Lapuebla de Labarca, que es sin duda uno de los pueblos más jóvenes de Rioja Alavesa, recibe su nombre de esa barca con la que cruzaban el río y que posteriormente fue sustituida por un puente colgante de alambre, hasta que en 1939 se construyera el actual.