El mercado medieval nos ofrece múltiples actividades con las que pasar un día entretenido.

Entre otras cosas tenemos la leyenda de las lágrimas saladas de Buradónque fue escrita en 1927 por Bernardino Tosantos y que más o menos dice así…

Cuenta la leyenda que Fernán de Oñate, señor de Buradón, se enamoró locamente de Zoraida, una princesa sarracena, hija del rey moro enemigo del señor. Zoraida , viendo el profundo amor que la profesaba, accedió a casarse con él con la condición de que no atacara a las tropas de su padre.

Como era previsible, el rey moro asoló las tierras y Fernán de Oñate, como buen señor y protrector de sus tierras, lanzó sus huestes a entrar en batalla con su enemigo. Zoraida, tremendamente desolada por tal desventura, comenzó a llorar, llorar y llorar… Tran profundos fueron sus llantos, que allí donde cayeron surgió un manatial de agua salada.

Este romance desventurado es el origen , según la leyenda, de las salinas que dan nombre al bello pueblo de Salinillas de Buradón. Un manantial salino que fue una gran fuente de riqueza para esta villa hasta principios desl siglo XIX, lo que se refleja en la calidad de sus casas, muchas de ellas blasonadas.

Y he aquí que disponemos de un video de una representación realizada en el palacio… (gracias a Danza Duende por hacernos pasar tan buen rato)

 

Además tiene una canción la leyenda…

 

Fijaos que hasta somos famosos… ¡salimos en la tele!! (EITB)