Arterias principales

Calle Mayor: parte del Portal Norte, y se prolonga por la calle Baja. Esta prolongación ocurre superado el nudo que constituye la Plaza de Oriente. Fué sin duda la más ocupada y la que alberga los edificios más ricos, a excepción del palacio de los condes de Oñate.

Plaza de Oriente

Plaza de Oriente

– Calle Ancha: se prolonga en la calle del Caño. Esta también ocurre superada la Plaza de Oriente. Atendiéndo al tipo de edificación que se conserva, debemos pensar en una ocupación más tardía y menos codiciada para levantar edificios nobles.

Calle Ancha

Calle Ancha

Las calles Mayor y Ancha están curvadas hasta encontrarse en la Plaza de Oriente y tienen sentido Norte-Sur.

– Calle Laurel

Calle Laurel

Calle Laurel

La calle Baja se inicia en la Plaza de Oriente y desemboca en el Portal Sur.

Cortándo trasversalmente estas arterias principales tenemos dos cantones: la calle del Horno o de San Juan y la calle Chica. Su característica principal es que van a dar a la propia muralla, sin desembocar en ninguna puerta. Tienen como función facilitar el tránsito entre las calles.

Plazas

En la Edad Media, tenían poco que ver con las actuales. Eran simples ensanchamientos del trazado de la vía, que se formaban delante de las puertas de la villa, en las confluencias de varias calles o delante de las iglesias.

En Salinillas se cumplen estas condiciones, como por ejempla la Plaza de la Iglesia, la Plaza de Oriente, e incluso la Plaza de Santa Ana. Asimismo, la entrada Norte alberga un ensanche que sería propio de un espacio de plaza.

 

El caso de la Plaza Mayor es bastante distinto, ya que su génesis queda ligada al palacio de los Condes, construido para la segunda mitad del siglo XVII. Se trataría de un “espacio de respeto” del palacio. Sólo hay que fijarse en que la orientación de la torre y el propio Palacio, que es hacia la Plaza de la Iglesia, al este, y no hacia la Plaza Mayor.